Andalucía Sabor #AS15

Montse Mengíbar #VinoAndaluz 0 Comments

 ¿de verdad?

Ya lo decía en algún post anterior. Es la era de los fogones.  Pero no habría era de los fogones sin producto. ¿Para cuando la era del producto?

Por desgracia resultó algo pobre la feria de productores en el marco del Congreso Andalucía Sabor -y no al revés-, con todos mis respetos.

Muy poca, por no decir inexistente, la representación granadina a nivel de productos de no ser por el Cordero Segureño y el Espárrago de Huetor Tajar.  Creo que hay que trabajar para aunar a los productos andaluces y ayudarles un poco más.

Y qué decir del Salón del Vino, que contó con poquísima presencia de expositores con el gran momento que está empezando a vivir este segmento de la gastronomía.  Ese trabajo está aun por hacer y sinceramente no se a qué esperamos….. Los #vinosandaluces y los #productoresandaluces merecen mucho más esfuerzo en ese sentido.   Sí tengo que decir que se contó en el escenario del Congreso (volvemos al Congreso) con la maestría del gran Pepe Ferrer, quien tanto está haciendo por los #vinosandaluces, que ya es un gran paso, pero hay que dar otros y pronto.

Como profesional de #sala me gustaría añadir también la poca palabrería informativa al respecto de la gran mesa redonda en torno al escaparate de la cocina que somos nosotros.  Sin la #sala, las creaciones de nuestros Chefs quedarían en el #pasedecocina o #desvalorados en estómagos retozantes sin pasar por el placer de disfrutar que nos brinda la inteligencia. Un poquito de simbiosis cocina-sala es necesaria en los Congresos gastronómicos.

A lo que he venido….

De lo que allí pude probar, les relato lo que me pareció más interesante:

Montespejo Cepas Viejas 2013. Var.: Doradilla. DO Sierras de Málaga.
Interesante, versátil, diferente. Tipicidad andaluza en estado puro.

Viento en la Cara 2014. Var.: Sauvignon Blanc, Palomino Fino. DOP VC Lebrija.
Salino, herbáceo, untuoso. Un Sauvignon blanc andaluz distinto.
De esta bodega pude probar también su Frasquito en Rama, criado bajo velo fuera del Marco.

Astarté 2013 de B. Salado. Var.: Garnacha blanca, Verdejo, Chardonnay, Sauvignon Blanc. Aunque no soy partidaria de entrada de este coupage, me sorprendió la gama aromática de frutas blancas y piña maduras bastante intensa y el toque ahumado de la Garnacha blanca. Quizás la acidez algo desequilibrada.

La Cañada 2014 Verdejo de Finca. Var.: Verdejo. DO Montilla Moriles.
Perez Barquero demuestra su buen hacer con este verdejo andaluz con personalidad claramente montillana por sus toques tostados y salinos. Muy muy interesante y versátil en la mesa.  También pude probar Piedra Luenga Verdejo Bio 2014 de Bodegas Robles, de estilo parecido, aunque personalmente le otorgo algún punto más al primero, sin desmerecer al segundo.

Amontillado viejísimo 1890. Var.: Pedro Ximénez. DO Montilla-Moriles.
Me enamoró este delicado amontillado de Torres Burgos donde los matices varietales me hicieron viajar en el tiempo hasta la Montilla antigua.

Había poca presencia en tintos.  Colonias del Galeón, de la Sierra Norte de Sevilla, con su maceración carbónica Lincesa y su grandioso Silente, que me tiene cautivada por la personalidad de su Cabernet Franc (fascinante uva tinta).

Y poco más. No pude ampliar mayor información ya que atendiendo el Salón había una azafata sin noción alguna de esos vinos y tampoco pude coincidir con los elaboradores, muy a mi pesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *